¿Sabías cuál es el proceso de compra de la energía?

En este artículo vamos a explicar cuáles son los componentes del precio final de nuestra factura de la luz, para que podamos comprender un poco más  el mundo de la energía eléctrica.

Cuando se confecciona o prepara la tarifa de la luz, hay que tener en cuenta los siguientes elementos:

  • El peaje, que es lo que cobra el distribuidor. Están compuestos de una parte fija que es el término potencia y otra que es variable que es el término energía, que depende de la energía que tu consumas. El peaje de acceso supone aproximadamente el 40% de la factura.
  • El precio del mercado diario. Si necesitamos una cantidad específica de energía se debe comprar al precio que salga ese día al mercado. La energía que debemos comprar es incluyendo las pérdidas de energía.
  • Sobrecostes del sistema

Pérdidas de energía, es la energía que se pierde por las redes de transporte y distribución hasta llegar al cliente. El contador mide la energía que consume el cliente, pero no mide la energía que se “pierde por el camino”.

Coste del proceso de solución de restricciones técnicas. Para resolver las congestiones por las limitaciones de la red

Pago por capacidad, es el pago de que se le hace a los productores que tienen que estar disponibles para arrancar de forma inmediata para proveer en caso de que falte energía.

Servicio de interrumpibilidad, es el pago que se asume para las empresas que prestan este servicio y que consiste en obligar a dichas empresas a reducir su consumo en caso necesidad para el sistema.

Desvíos, esto sobrecoste quiere decir al ser prácticamente imposible comprar la energía justa que se va a consumir, ya que hay que comprarla como muy tarde el día antes, ya que si se compra un poco de más o de menos esa energía saldrá más cara.

  • Retribución de OMIE y OS quiere decir donde compramos la energía en el primer caso, y donde calculan los sobrecostes, interrumpibilidad, pagos por capacidad y desvíos en el segundo. El coste de estos dos entes lo asumen también los comercializadores.
  • Bonos sociales. En el caso de la Cooperativa Eléctrica, es la propia entidad quien financia este bono social que aplican las grandes eléctricas y en su caso, al no poder hacerlo de esa manera, se financia así.

Alquiler del contador. Si el contador es nuestro no pagaríamos este concepto, si es de la distribuidora pagaríamos un coste fijo por día.

Impuesto municipal. Por vender energía a los municipios tienes que pagar a los ayuntamientos un canon o tasa. Es el 1,5%

Impuesto eléctrico. Se aplica al término de potencia y energía. Es el 5,11%

IVA. Se aplica al término de potencia y energía, alquiler y a los demás impuestos anteriores. Es el 21%

Los peajes de acceso más los impuestos antes indicados suponen, para un consumo normal de unos 250 kW al mes, alrededor del 63% de la factura.

Del 37% aproximado restante hay que pagar todo el mercado diario y sobrecostes, más aparte tener un margen para cubrir costes.

¿Qué hace la cooperativa? pues sus beneficios son los justos para abaratar el precio de las tarifas, para la obra social y para cubrir sus costes de infraestructura.

Desde el 2010 la tarifa ha ido subiendo de manera gradual hasta llegar a los precios actuales. En aquel año en España el precio máximo del megavatio estaba en 50 euros, en 2018 subió hasta los 80. Esto se debe entre otros muchos factores al aumento de la demanda. En 2010 el precio medio estaba en 36,95€, mientras que en 2018 llegó a los 57,29€.

La Cooperativa Eléctrica lo que hace a la hora de comprar energía es estimar lo mejor posible lo que van a consumir los clientes que tenemos en Albatera, para ello nos basamos en históricos, por ejemplo, ¿qué consumieron el año pasado en este día de la semana?, o ¿qué temperatura hacía?. Cuando hemos hecho el estudio de estos datos vamos a OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Energía), donde la energía se compra día a día.

En este mercado se pueden hacer ofertas donde pones qué quieres comprar las próximas 24 horas y el precio máximo al que quieres comprar. Por un lado se compra la energía al precio del mercado, y por otro se deben pagar también los sobrecostes. El precio final de la energía se compone de estos dos entes. Además, también se tiene que tener en cuenta que el distribuidor te factura todos los meses el peaje.

¿De qué se compone la factura final?

De un peaje que suele ser la mayor parte de la factura y del precio que la empresa le aplica al cliente que es ese 37% aproximado que queda. Con ese porcentaje hay que cubrir los gastos de infraestructura y tener un margen para abaratar un poco el precio de la factura.

¿En qué beneficia a la Eléctrica Albaterense comprar energía para otras empresas?

Sobre todo en el desvío. Podemos distribuir mejor los megavatios que compremos sin incurrir en desvíos, por lo que así no tenemos esos gastos. Somos un grupo de compra de 11, por lo que cuanto más compramos más se compensa.

Comparte en....Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *